Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2012

Minificciones: La Boda

Aquella mañana:  de un azul que desviaba las miradas; hacia mucho tiempo que no se veía el cielo tan claro y bello

El Cura: precavido y bien acomodado bajo el toldo, cosa que el señor no pudiera ver como miraba el profundo escote de una de las damas, y bien acomodado en el atril para que nadie viese la enhiesta erección que tenía por el deseo reprimido

Los Padrinos: preguntándose al unísono ¿que demonios hacemos aquí?

Las damas de compañía: haciendo cábalas de con quien de ellas se encamaría el novio primero.

Los amigos del novio: después de estar la tienda enfrente del club, libando.por la suerte de uo de ellos, trataban de mantenerse en pie

Los padres del novio: al lado de él, como padres abnegados, estando al lado de su hijo  en los eventos mas importantes de su vida, la madre dejaba correr una lagrima por su mejilla, y su padre con aire tranquilo, observaba.

Los padres de la novia: con aire de desconfianza, observaban detenidamente a aquel hombre que esperaba en el altar, la madr…

Cambios

Todos los cambios, aún los más ansiados, llevan consigo cierta melancolía.  Anatole France
 Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.  Alexei Tolstoi

Hace un tiempo hablaba de callar las cosas, de tolerar las cosas que suceden alrededor y de mis "inteligentísimas" maneras afrontar esas situaciones, creo que lo realmente importante fué el darme cuenta de todo eso que me rodeaba me era perjudicial y cambiarlo.

En ese proceso de cambio, es inevitable encontrarse con que el del error era uno, y empezar evaluar todo lo hecho y dicho, lo cual termina siendo pieza fundamental  en la tarea de poner en orden de nuevo la casa. aunque lo importante no es solo darse cuenta de las fallas y andar dándose golpes de pecho por ellas, sino sacarles toda la experiencia de vida que se pueda. Igualmente es inevitable sentir culpa por los errores cometidos, pero también es cierto que todas esas cosas sirven para reinventarse como alguna vez lo dije. La cuestion e…

Minificciones: Sacrificio

los cabellos caían sobre su rostro, cubriéndole los ojos e impediéndole ver las miradas de odio de los habitantes de aquel pueblo perdido entre las montañas, lejos del abrigo y vista de deidad alguna,

Esa tarde, el frío calaba en la golpeada, humillada, y mancillada humanidad de aquella doncella de cabellos castaños sucios y ojos color miel, nublados por la falta de misericordia de los hombres. En su espalda semidesnuda se podían apreciar los cortes aun sangrantes de los azotes recibidos la noche anterior, sus labios, anteriormente rojos a causa de la candidez y dulzura que otorga la juventud, hoy visten un carmesí violento,

Aquel hombre con su solideo rojo, como la sangre que reposaba en la piel de aquella mujer,  arengaba vehementemente, enardeciendo los febriles deseos de sangre de su rebaño, abrazaba con sus manos aquel pectus de marfil , como si su vida dependiese de ello, al igual que no dejaba de rodear con su mirada al tumulto  que tenia por auditorio, todos agolpados al reded…

Minificciones: Objeto de deseo

Desliza su mano tiernamente bajo la sábana, buscando aquel objeto de deseo y su corazón se acelera al ver al hombre que yace al lado de su cama, el respirar se agita al contemplar su sueño.

Un leve movimiento hacia el costado, una caricia involuntaria, esa sensación extraña del tacto ajeno, aquel objeto extraño y a la vez tan cotidiano, que le une y a la vez la aleja del amor.

Siente su extraña forma, sus dedos tiemblan  recorriendo aquel tótem que le vincula a su ser amado, su corazón late con violencia, sus pechos marcan la marcha de su respiración agitada, una mirada a esa humanidad que yace a su lado, y un leve suspiro.

Corre levemente la sabana, de manera casi imperceptible empieza a posar las yemas de los dedos, muy gentilmente sobre aquel artilugio, pulsa delicadamente cada una de las partes de aquel ingenio el cual hace que sus hormonas y su endorfina inunden su sangre; siente como aquel calor surge en su abdomen... y como empieza a invadirla. A duras penas puede encajar ideas…