Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2008

Regalos varios en navidad

Todos andamos pidiéndole al chino ese del pesebre que nos traiga, o se lleve algo, pero ahora que ando echándole cacúmen al asunto, es mejor como dicen la mayoría de los mafiosos de las películas “para que las cosas salgan bien tienes que hacerlas tu mismo”.  He acá una lista de mis regalos de navidad para mí.

Regalo: creerme más que un funcionario de rango superior
Una de las cosas interesantes de trabajar como servidor público de poco escalafón, es que a pesar de no poder sacar pecho por la partida de crisma para sacar adelante los proyectos (ni siquiera en la hoja de vida), es la satisfacción que produce ver a ciertos personajes de alta graduación en la entidad caminar por las paredes tratando de entender en 20 minutos el trabajo de casi dos años, para poder rendir cuentas, y quedar como príncipes, con disertaciones “culebreras” de más de 20 minutos, y el peón(a) de a pié terminar en una diapositiva con dos amenos chistes y 5 minutos de lengua dejar más claro lo mismo.
Regalo: parir u…

Velitas

Qué bueno que pasó velitas... Qué malo que se siga quemando gente; que pésimo que se quemen infantes... Ah! padres para mulas y niños para inquietos.

Aprovechando que me dio la maluquera más macha en esos días, me puse en la tarea de hacer el aseo de la casa, eso incluye la sacada de tapetes, su respectiva cepilladita y su “oriadita” para que no huela a feo cuando se coloquen de nuevo en su sitio, la aseada del monstruito cabeza de silicio la lavada de piso entre más efectos de aseo varios, antes de encuarentenarme para no contagiar a mi hija con mi peste negra.

El caso es que me cogió velitas maluco, sin bañar, pero con ganas de mostrar mi ceniciento rostro por la calle y mirar lo mismo que uno mira por estos lares un día de velitas:

10 de la mañana: empiezan las filas de señores a las tiendas comprando las canastas de cervecilla para ir calentando motores, o para acompañar la pintadita de la fachada o la simple decorada de la misma, yo mientras observaba cual simoncito como se paseaban…

Celopatra how to (o de cómo enamorarme/nos)

Bueh! Era cuestión de tiempo para ponerme otra vez narciso en este coso.. pero pues para eso creo que empecé este cuento.

Hace un rato hacía memoria de las cosas “masculinas” que podían darle picante a una relación de pareja, aunque me quedó ese saborcito agridulce en la boca de querer hacer una contraparte del asunto, la cuestión es que en estos menesteres es bastante complejo, ya que no es que entienda mucho sobre lógica femenina… y eso que leo a tutty y a lully, para mas-o-menitos tener idea de la dinámica mujeril (bueno también consulto wikipedia).

El caso es que no tenía nada para decir hasta que….


Cortesía del cbox de esta niña

Háganme el hijueputa favor… este era el florero que necesitaba para despacharme con algo medio misógino (y no soy rosqueto como el señor Vallejo), así que ahí les va un nuevo how to.


Celopatra how to (o de cómo enamorarme/nos)

No hablen, hagan mohines – muecas – gestos –jetas; nos fascina jugar a las mímicas, se ven tiernísimas haciendo de mimos.Nunca tomen …